30 sept. 2009


Muy despacio desde una abertura del risco ya en la cima, ambos duendecillos están escondidos y observan al centinela que cuida la corteza en donde está escondido sin duda, su gran tesoro.
.
- Ayyyyyy dice Sinamoon...tengo miedo
.
- Shhhhh le responde Zibuky... no nos verá no tengas miedo, te acuerdas que los valientes no tienen miedo?
.
- Siiiiiiiiiiiiiiii dice Sinamoon y yo soy valiente!
.
Pero pega tal grito de la emoción que el temible cuervo agita sus alas como buscando algún cuerpo extraño en sus tenebrosos riscos.
.
- Zibuky cuando ve el peligro al asecho le dice, quédate aquí, bajo estas piedras y no te muevas que yo rodearé al centinela y cuando esté distraído me meteré en el hueco del árbol y buscaré nuestras cajitas mágicas.
.
- Pero cómo harás para salir sin que te vea? le dice Sinamoon asustado por la suerte que podría correr su querido amigo
.
- No me verá le dice Zibuky, porque guardaré las cajitas mágicas en mi bolsillo, luego me convertiré en una piedrecilla y rodaré hasta este lugar y tomaré tu mano y juntos, como dos piedritas blancas podremos bajar estos riscos y escapar! y le hace un ademán con las manos a Sinamoon para evitar que grite de emoción.
.
Paso a paso Sinamoon sigue con sus ojitos los movimientos de Zibuky, quien además de ser su mejor amigo es su héroe y su maestro, sin no fuera por él, jamás habría podido emprender un viaje tan maravilloso y conocer todos esos lugares tenebrosos, piensa Sinamoon, temblando de miedo dentro de sí, pero emocionado al mismo tiempo que podrá contarle a su preciosa hada mariposa, todas las aventuras que vivieron durante su tiempo en la tierra de los vivientes.
.
De repente, estaba tan metido en todos sus pensamientos que no vio que su gorrito rojo asomó por un lado de las piedras y cuando se volteó pudo observar los ojos negros y sin vida del cuervo clavados en sus ojitos chispeantes y sólo pudo decir... huyyyyy que feo eres y salió corriendo!!!
.
En eso, sintió como algo aprisionaba su manita y entonces dentro de una bruma mágica vio a su gran amigo Zibuky convertido en piedrecita y al tomarlo de su manita transformó también a Sinamoon en una pequeña piedrecita blanca justo en el momento en que el cuervo pensaba arrancarle su naricita roja de melocotón!
.
Uffff estuvo cerca dice Zibuky, pero hemos vencido!
.
Ajuaaaaaaaa gritan los dos, mientras caen como una lluvia de piedrecitas blancas hasta las faldas de los riscos misteriosos, donde habita la ciudad de los cuervos.
.
- Vamos le dice Zibuky a Sinamoon, debemos apresurarnos porque a un kilómetro de aquí nos esperan los alados azules para llevarnos de regreso al bosque donde tenemos muchas cosas que aprender, que explorar y conocer!!!
.
- Y que comer!! grita Sinamoon que siempre tiene hambre
.
Los dos sueltan una carcajada y se alejan camino a las colinas...

0 comentarios: